Friday, April 23, 2021

Books in Poems: Estíbaliz Espinosa



Boa noite, libros que se len sendo unha persoa
e se relén para caer na conta de que xa somos outra.

En Curiosidade (2017)

Friday, January 1, 2021

Letters in Poems: José Emilio Pacheco



José Emilio Pacheco

 CARTA

En la era de Internet esperar una carta

que no viene por fax tampoco.

La trae el viejo correo

(se diría) a lomo de mula,

por los llanos y tundras y espesuras.

Atraviesa los ríos en balsa

y en piragua los mares.


Debe de haber lugares misteriosos 

donde añejan las cartas como los vinos.

Para qué subirlas a un yet

o un camión al menos.

Mejor que espere la desesperanza.

Al fin y al cabo algún día 

llegará la carta anunciada

- y será muy triste leerla.


En El silencio de la luna. Poesía V (1990-2000)


Monday, December 14, 2020

The Heart in Poems: Margaret Atwood (II)



Margaret Atwood

STRING TAIL

I used to have helpfulness tacked onto me

like a fake string tail on a mangled dog.

Wag, wag, wag went my nerveless appendage:

If I give you something, will you like me?


Watch me make you happy!

Here's a dry stick for you!

I fetched it off the ash heap.

Here's a dead bird. 

There! Aren't I good?


Here's a gnawed bone,

it's my own,

I took it out of my arm.

Here's my heart, in a little pile of vomit.


Was it my fault you were angered

by the world news? That you bad-mouthed God

and banking, and in addition the weather?

That you sulked all day and were vicious

to your mirror, and also

to the girls at checkout counters?

That you thought sex was a mess?


I did my best. Wag, wag

went my tail of string.

Have some drool and mud!

Admire my goodwill! It clings

to the soles of your boots

like soft pink melting jelly.

Here, take it with you!

Take everything, and then I'm free;

I can run away. I'm blameless.

You can have the string tail, too.


EL RABO DE CUERDA

(traducido por  María Pilar Somacarrera Íñigo)

Solía llevar mi generosidad pinchada

como el rabo de cuerda falso de un perro mutilado.

El apéndice sin nervios se menea y menea:

¿Si te doy algo, te gustaré entonces?


¡Mira cómo te hago feliz!

¡Aquí hay un palo para ti!

Lo cogí del montón de ceniza.

Aquí hay un pájaro muerto.

¡Lo ves!, ¿a que me porto bien?


Aquí hay un hueso roído,

es mío,

lo saqué de mi brazo.

Aquí, mi corazón, en un montoncito de vómito.


¿Fue culpa mía que te enfadaras

a causa del telediario? ¿Que echaras pestes de Dios

y los banqueros y, además, del tiempo?

¿Que estuvieras de mal humor todo el día y fueras cruel

con el espejo y también

con las muchachas de los mostradores?

¿Que pensaras que el sexo era un caos?


Lo he hecho lo mejor que he podido. Mi rabo de cuerda

seguía moviéndose y moviéndose.

¡Puedes babear, revolcarte en el lodo,

admirar mi buena voluntad! Se pega

a las suelas de tus botas

como gelatina rosa que se deshace.

¡Toma, llévatela!

Llévate todo y así seré libre,

podré escapar. No tengo culpa.

También puedes llevarte el rabo de cuerda.

 

En La puerta (2009)

Wednesday, December 2, 2020

Words in Poems: María Sánchez (II)


BIOGRAFÍA: 


una palabra

como el fantasma que asusta

y huye resbaladizo 

- a veces se ríe como el niño que sabe que sus padres

lo buscan y no consiguen encontrarlo-


una montaña

que crece y crece

se hace forastera

hermana y enemiga

infinita


un halo del uz

o el simple destello


que surge de una mano que comienza a escribir


 En Cuaderno de campo (2017)

Tuesday, November 10, 2020

The Heart in Poems: Margaret Atwood



Margaret Atwood

HEART

Some people sell their blood. You sell your heart.

It was either that or the soul.

The hard part is getting the damn thing out.

A kind of twisting motion, like shucking an oyster,

your spine a wrist,

and then, hup! it's in your mouth.

You turn yourself partially inside out

like a sea anemone coughing a pebble.

There's a broken pop, the racket

of fish guts into a pail,

and there it is, a huge glistening deep-red clot

of the still-alive past, whole on the plate.


It gets passed around. It's slippery. It gets dropped,

but also tasted. Too coarse, says one. Too salty.

Too sour, says another, making a face.

Each one is an instant gourmet,

and you stand listening to all this

in the corner, like a newly hired waiter,

your diffident, skillful hand on the wound hidden

deep in your shirt and chest,

shyly, heartless.


CORAZÓN

(traducido por  María Pilar Somacarrera Íñigo)


Algunos venden su sangre. Tú vendes el corazón.

La otra opción era vender el alma.

La parte más difícil es sacarte el maldito trasto.

Una especie de respingo, como al sacar una ostra de su valva,

tu espina, una muñeca,

y entonces, ¡alejop! ¡ya está en tu boca!

Una parte de ti se vuelve del revés

como una anémona marina escupiendo un guijarro.

Se oye un ¡plaf! interrumpido, el ruido

de tripas de pescado al caer en un cubo

y ahí está, un enorme y brillante coágulo de rojo intenso

del pasado aún vivo, que yace entero en el plato.


Se lo pasan de uno a otro. Es resbaladizo. Lo tiran,

pero también lo saborean. Demasiado áspero, dice alguien; demasiado salado.

Demasiado agrio, dice otro, poniendo mala cara.

Cada uno es un improvisado gourmet,

y tú estás escuchando todo

en una esquina, como un camarero inexperto,

con la mano, tímida y hábil, en la herida oculta

dentro de la camisa y el pecho, 

abatido, sin corazón.

 

En La puerta (2009)

Monday, November 2, 2020

Hands in Poems: María Sánchez



 I

Hay barro donde estaban las gallinas.

Cómo recuerdo sus manos despellejando a la 

liebre.

Acción:

acción y delicadeza.

Hasta que no aparecía la primera mancha, no podíamos cantar


nanas

satinadas entrañas rojas


invisible surge ahora la canción mientras las

hijas de esas manos recogen limones, rastrean

la tierra en busca de patatas, evitan la herida al

abrirse paso entre las malas hierbas.


Acción:

acción y delicadeza.


A la vez los hombres de la casa asisten a la ca-

sería: es así como las otras manos perpetúan al

depredador y al linaje. Es así como sucede de 

nuevo la mancha, la vida.


Acción: acción y delicadeza.


Pero yo 

todavía no tengo

nada 

en las manos.


En Cuaderno de campo (2017)

Saturday, September 5, 2020

The Heart in Poems: Luís Valle (VII)


E SÓ ESCOITO A CHOIVA!

[...] Penso en ti,
e o amor tece
no meu corazón un bosque
que soña,
e a palabra choe estrelas
ateigadas de noite
sen nada,
e a noite cerca
sen descanso a luz,
borrando os vieiros,
apagando as lámpadas…

[...] Alzo a ollada cara a ti…
E só escoito a choiva!

En Óstraka (2019)